Sólo tú

Etiquetas

, , , , , ,

¿Qué puedo contarte de mí? Que no soy tan difícil como parezco. No necesitas una gran cantidad de dinero ni de tiempo para poder hacerme feliz. Simplemente siendo tu misma conseguirías hacer sentir tan bien, tan confortable como me hacías sentir semanas atrás.

Podemos viajar en nuestra memoria y recordar lo cortas que se nos hacían las noches hablando de nuestras tonterías. Las sonrisas que conseguía sacarte en tus días malos y las sonrisas que tú me sacabas con una simple palabra. ¿La recuerdas? Siempre que me llamas tontaino, me sumerjo en un pensamiento tan profundo del que solo puedo salir cuando me dices eeehhh, ¿estás? Se ha cortado esta mierda.

Y ahora podemos contar con los dedos de una mano los días que faltan para vernos y no me da vergüenza admitir que tengo miedo. Sí, has leído bien. Tengo miedo a no gustarte, a que te parezca una persona imbécil, pero esos miedos no son los más tristes, esos miedos me hacen estar vivo, pero cuando pienso que después de vernos puedas pensar que esto se acabará, me da por pensar qué será de mí en un futuro si éste lo he dibujado a tu lado.

He admitido que tengo miedo y como has podido apreciar no me ha dado vergüenza decirlo. Ahora me dispongo a decirte que me tienes loco y ahora mismo no sólo eres dueña de mis pensamientos, sino, que eres dueña de mí. Aunque tengas cambios de humor, de pensamiento, días grises, días negros, días morados… yo voy a seguir pensando lo mismo de ti y seguiré teniendo el mismo sentimiento hacia tu persona.
Entiendo perfectamente que estés nerviosa o tengas miedo, aunque me lo niegues, porque todos lo tenemos, pero en ciertos momentos debes pensar que yo puedo ser tu salvación a todos los malos momentos y que podría hacer que veas un pequeño rayo de sol en tus días grises.

Han pasado de las doce de la noche y aquí estoy escribiéndote con la esperanza de que me leas, con una tila encima de la mesa para calmar los nervios del viaje. Sólo quedan dos días y se me están pasando muy muy lentos, tanto que a veces pienso en destrozar todos los relojes de la casa porque el segundero se mueve lentamente.

Es muy complejo que la razón por la que vivo ahora mismo, sea la misma por la que estoy muriendo.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.